sábado, 29 de noviembre de 2014

MEDITACIÓN: María del Carmen González, PIÉNSALO DOS VECES

Para meditar!
Un ratón, mirando por un agujero en la pared vio cómo un granjero y su esposa abrían un paquete. Aterrorizado, descubrió que era una trampa para ratones. Fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos:
-Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!
La gallina, que estaba cacareando y escarbando, levantó la cabeza y dijo:
-Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, mas no me perjudica en nada, no me incomoda.
El ratón fue hasta el cordero y le dijo:
-Hay una ratonera en la casa, una ratonera!
-Discúlpeme Sr. Ratón, mas no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que será recordado en mis oraciones.
El ratón se dirigió entonces a la vaca, y la vaca le respondió:
-Pero, ¿acaso estoy peligro? .... Pienso que no.
Entonces el ratón volvió a la casa, preocupado y abatido, para encarar a la ratonera del granjero. Aquella noche se oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando su víctima.

La mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado.
En la oscuridad, ella no vio que la ratonera había atrapado la cola de una serpiente venenosa. La serpiente la mordió, el granjero la llevo inmediatamente al hospital. Ella volvió con fiebre alta. Todo el mundo sabe que para reconfortar a alguien nada mejor que una nutritiva sopa.

El granjero agarró su cuchillo y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina.
 
Como la mujer continuaba grave, los amigos y vecinos fueron a visitarla. Para agasajarlos y darles de comer, el granjero mató al cordero. La mujer no mejoró y acabó muriendo. El granjero entonces vendió la vaca al matadero para cubrir los gastos del funeral.

La próxima vez que escuches que alguien tiene un problema y creas que, como no te afecta, no es tuyo y no le prestas atención...  piénsalo dos veces. El mundo no anda mal solo por la maldad de los malos, sino por la apatía de los buenos.

Muchas gracias María del Carmen González. Al principio parece risa, pero después te deja pensando. 

MONUMENTO A SAN MARTÍN EN CHINA. COMPARTIENDO: Ana Franceschini

China inauguró en su capital, Beijing, un monumento al general José de San Martín, durante un acto del que participaron el embajador argentino en ese país, Gustavo Alberto Martino y autoridades de esa nación asiática.

"Se trata de una estatua ecuestre del Libertador de América, la primera escultura de un prócer argentino en esa nación", informó la Cancillería argentina, y está emplazada en el marco de las instalaciones del Museo de Arte Jin Tai.] La obra fue realizada por el renombrado artista y curador Yuan Xikun.
La fecha de inauguración sería  27 o 28 de noviembre. Tener en cuenta la gran diferencia horaria. Para los que ven el sitio de LAZOS DE ARTE Y AMISTAD desde allí, que nos cuenten por favor, la experiencias de ver el Monumento de cerca.

Mil Gracias Ana Franceschini. Mejor noticia para los argentinos no podrías darnos. Y sí me hago eco de Ana: Nuestros amigos que nos ven desde China, por favor cuéntennos los ecos de esta inauguración.

MEDITACIÓN: María Angélica Salguero, Miguel Ángel Migliarini: ADVIENTO Y NAVIDAD.

  El próximo domingo 30 de noviembre, la Iglesia Católica inicia el TIEMPO DE ADVIENTO, en preparación para la NAVIDAD, actualizando y reviviendo la primera venida del Verbo hecho hombre en el seno virginal de María. Llega Jesús, Mesías y Salvador, Hijo del eterno Padre. El Niño es la Palabra que ilumina al Mundo, es el Camino, la Verdad y la Vida.
  Preparémonos para celebrar el nacimiento del Niño Jesús, entendiendo que su llegada debe penetrar hondamente en nuestros corazones, en nuestras familias y en nuestros lugares de trabajo.
  Vale aclarar que Celebrar -en este caso-, no quiere decir dar prioridad a la gula, a las bebidas, a los estruendos ensordecedores; sino concentración profunda y velar desde nuestras almas, invocando al Espíritu Santo para que nos llene de amor, fe, esperanza y caridad, en el nombre de Jesús Redentor.
  Alegrémonos en la Virgen María y con ella esperemos con fervor y disponibilidad total a nuestro Salvador. Estemos atentos como san José a la Voz del Padre. Hagamos de la Navidad una auténtica conversión y renovación de nuestras vidas. Seamos mensajeros de la Buena Noticia de la llegada de Jesús que nos desafía a pensar, aceptar, acompañar e integrarnos en Iglesia con amor, arrepentimiento de nuestros pecados, y renunciando a toda lujuria.
  Una advertencia especial: recordemos y tengamos presente que NAVIDAD no es "Papá Noel", ni jolgorio, ni pirotecnia, ni mercantilismo, ni nada que se parezca; sino concentración y entrega con toda nuestra alma y alegría en Familia, al Amor y la Verdad Trinitaria de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  ¡Amén! ¡Amén!
María Angélica Salguero, Miguel Ángel Migliarini. 
San Nicolás, 26 de noviembre del 2014.-
Gracias hermanos en Jesucristo. Hermosa meditación. Bendiciones.

NOTICIAS AICA. ORG. LA ESPERANZA DE LOS CRISTIANOS.

aica.org  |  Nacional  |  Catequesis
El Papa explicó en qué consiste la esperanza de los cristianos
Miercoles 26 Nov 2014 | 09:30 am

Francisco, al brindar su catequesis esta mañana en la Plaza de San Ped... ver más
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco se refirió, en su habitual catequesis de los miércoles, a la Iglesia que peregrina hacia el Reino, y explicó que la Iglesia no es una realidad estática, sino que camina continuamente en la historia hacia la meta última y maravillosa que es el Reino de los Cielos.
Gracias amigos de aica.org. por vuestras noticias.

REFLEXIÓN: Inés Gallardo Grau. BUDA

Gracias Inés Gallardo Grau. Una hermosa reflexión.

COMPARTIENDO: Aída Martha Castelan. SE INICIA EL AÑO DE LOS CONSAGRADOS

 

Francisco a los consagrados: No tener miedo de dejar los “odres viejos”
Ciudad del Vaticano (AICA): “No debemos tener miedo de dejar los “odres viejos”: es decir, de renovar los hábitos y las estructuras que, en la vida de la Iglesia y, por tanto, también en la vida consagrada ya no responden a lo que Dios nos pide hoy para que su Reino avance en el mundo: las estructuras que nos dan falsa protección y condicionan el dinamismo de la caridad y los hábitos que nos alejan del rebaño al que fuimos enviados y nos impiden escuchar el grito de los que esperan la Buena Nueva de Jesucristo”, dijo esta mañana el Santo Padre en su discurso a los participantes en la Asamblea Plenaria de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, que tuvo como tema elegido: “Vino nuevo en odres nuevos”.
El papa Francisco basó su discurso en los múltiples significados del lema del encuentro. 
“En la parcela de la viña del Señor representada por los que eligieron imitar a Cristo más de cerca mediante la profesión de los consejos evangélicos, maduró la uva nueva y se exprimió el vino nuevo- observó el Pontífice- En estos días se propusieron discernir la calidad y el sabor del “vino nuevo” cosechado en la larga temporada de la renovación, y al mismo tiempo evaluar si los odres que lo contienen, representados por las formas institucionales presentes hoy en día en la vida consagrada, son adecuados para contener este “vino nuevo” y favorecer su plena madurez. 
Como les recordé otras veces no debemos tener miedo de dejar los “odres viejos”: es decir, de renovar los hábitos y las estructuras que, en la vida de la Iglesia y, por tanto, también en la vida consagrada ya no responden a lo que Dios nos pide hoy para que su Reino avance en el mundo: las estructuras que nos dan falsa protección y condicionan el dinamismo de la caridad y los hábitos que nos alejan del rebaño al que fuimos enviados y nos impiden escuchar el grito de los que esperan la Buena Nueva de Jesucristo”. 
“No se escondan -prosiguió- los puntos débiles que puede tener la vida consagrada en nuestros días como la resistencia de algunos sectores al cambio, la menor fuerza de atracción, el importante número de abandonos, la fragilidad de algunas rutas de formación, el afán por las tareas institucionales y ministeriales a expensas de la vida espiritual, la difícil integración de la diversidad cultural y generacional, el problemático equilibrio en el ejercicio de la autoridad y en el uso de bienes”. 
“Me preocupa también la pobreza. San Ignacio decía que la pobreza es la madre y también el muro de la vida consagrada. Y es madre también porque da vida y como muro protege de la mundanidad. Sigan queriendo escuchar las señales del Espíritu que abre nuevos horizontes y empuja a nuevos caminos, siempre partiendo de la regla suprema del Evangelio e inspirados por la audacia creativa de sus fundadores y fundadoras”. 
El Papa enumeró después los criterios de orientación a seguir en la “ardua tarea de evaluar el vino nuevo y comprobar la calidad de los odres”, citando entre ellos, la originalidad evangélica de las opciones, la fidelidad carismática, la primacía del servicio, la atención a los más pequeños y frágiles y el respeto por la dignidad de cada persona. 
Antes de finalizar, animó a los presentes a seguir trabajando con generosidad e ingenio en la viña del Señor, “para cosechar el vino bueno que revitaliza la vida de la Iglesia y alegra los corazones de tantos hermanos y hermanas necesitados de su atención” y subrayó que “tampoco la sustitución de los odres viejos por los nuevos es automática sino que requiere el compromiso y la capacidad para proporcionar el espacio idóneo para recibir y hacer fructificar los dones con que el Espíritu sigue embelleciendo a la Iglesia su esposa”. 
“No se olviden -concluyó- de proseguir el camino de renovación iniciado y en gran medida, realizado en los últimos cincuenta años, examinando toda novedad a la luz de la Palabra de Dios y escuchando las necesidades de la Iglesia y del mundo contemporáneo y utilizando todos los medios que la Iglesia pone a su disposición para avanzar en el camino de su santidad personal y comunitaria. Y entre estos medios el más importante es la oración. Digan a los nuevos miembros, que rezar no es perder tiempo, que adorar a Dios y alabarlo no es perder tiempo. Si nosotros, los consagrados, no nos detenemos cada día ante Dios en la gratuidad de la oración, el vino se volverá vinagre”. + 

Mil gracias Aída Martha Castelan. Hermosas las palabras del Santo Padre